Azucenas para la mente: Quitando los clavos y las espinas

 

El perdón es la llamada a la cordura, porque ¿quién si no un demente podría fijarse en el pecado cuando podría ver en su lugar la faz de Cristo? EI perdón es la llave, pero ¿quién puede usar una llave cuando ha perdido la puerta para la cual se hizo, la única para la que sirve? Por lo tanto, hacemos distinciones, de modo que la oración pueda ser liberada desde la oscuridad hacia la luz. El papel del perdón debe invertirse, y limpiarse de usos malvados y de metas de odio. EI perdón para destruir debe ser desenmascarado en toda su traición, y abandonado por siempre y para siempre. Ni un rescoldo de él puede quedar siquiera, si el plan que Dios estableció para el retorno ha de alcanzarse al fin, y el aprendizaje se ha de completar.

Soy Inocente Aquí

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *