Dolor y placer

El dolor demuestra que el cuerpo no puede sino ser real. Es una voz estridente y ensordecedora, cuyos alaridos tratan de ahogar lo que el Espíritu Santo dice e impedir que Sus palabras lleguen hasta tu conciencia. El dolor exige atención, quitándo­sela así al Espíritu Santo y centrándola en sí mismo. Su propó­sito es el mismo que el del placer, pues ambos son medios de otorgar realidad al cuerpo. Lo que comparte un mismo propó­sito es lo mismo. Esto es lo que estipula la ley que rige todo propósito, el cual une dentro de sí a todos aquellos que lo com­parten. El placer y el dolor son igualmente ilusorios, ya que su propósito es inalcanzable. Por lo tanto, son medios que no llevan a ninguna parte, pues su objetivo no tiene sentido. Y comparten la falta de sentido de que adolece su propósito.

Sufrir es poner énfasis en todo lo que el mundo ha hecho para hacerte daño. En esto puede verse claramente la versión desca­bellada que el mundo tiene de la salvación. Al igual que en un sueño de castigo en el que el soñador no es consciente de lo que provocó el ataque contra él, éste se ve a sí mismo atacado injusta­mente, y por algo que no es él. Él es la víctima de ese "algo", una cosa externa a él, por la que no tiene por qué sentirse responsable en absoluto. Él debe ser inocente porque no sabe lo que hace, sino sólo lo que le hacen a él. Su ataque contra sí mismo, no obstante, aún es evidente, pues es él quien sufre. Y no puede escapar porque ve la causa de su sufrimiento fuera de sí mismo. Tx UCDM

 

Más Recursos Para el  Despertar del Ser que Dios creo:

Constelaciones Espirituales:  Pulsa Aqui

Video – Curso Gratuito Eres tal como Dios te creo:http://www.psicocatarsisonline.com/ed-curso-eres-tal-como-dios-te-creo.html

Estado de Gracia: Libros de Un Curso de Milagros; Documentos y mas  http://www.psicocatarsisonline.com/estado-de-gracia.html

Curso de Milagros y Constelaciones Espirituales: Inscripciones Abiertas

http://www.psicocatarsisonline.com/curso-de-milagros-y-constelaciones-espirituales.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *