Estoy en paz, desde mi esencia.

¿Qué hacer para estar en perfecta paz?

La paz es el estado natural de los Hijos de Dios. Aprendí que cuando la paz no se experimenta, es porque nos hemos olvidado cuál es nuestra verdadera Identidad.

Lo digo por experiencia.

Me había olvidado quién era, me buscaba fuera constantemente, creía que lo que era estaba fuera de mí. Incluso creía que necesitaba la aprobación externa, para sentirme parte de y reconocida.

En algunos momentos me buscaba dentro, pero tampoco me encontraba. Luego el Maestro me enseñó, que mi esencia, mi Ser,  no estaba “encerrada” en un cuerpo, así que, ¿dónde era ese “adentro” que tenía que buscarme?.

Alguna vez puedes haber escuchado lo mismo que yo. ¿Quieres ser feliz, estar en paz? entonces, puedes cambiar de actitud, de comportamiento. Y luego vienen los consejos:

  • No guardes resentimiento
  • Come sano
  • Deja de preocuparte por otros
  • Ve de compras
  • Pídele a Dios
  • Procura estar en paz con todo tus semejantes
  • Sacrifícate
  • Conformate con lo que tienes
  • Cambia de trabajo, pareja, religion, país, casa, familia, etc.

En fin, los consejos pueden dar resultados, si crees que estás “Separado de la Fuente”. Todos los “consejos”, sin la categoría de “buenos o malos” están referidos al cambio en la forma, cambiar algo para beneficio del cuerpo. Pero ¿Qué soy?

Si, muchas de estas cosas hice e inclusive más, quería cambiar, porque quería estar en paz.

Con el curso de milagros, el Espíritu Santo me enseñó que, en la forma, no tenía que hacer nada.

La forma, al ser una apariencia, no tiene que ser cambiada para obtener el resultado deseado. Y es más, me enseñó a cambiar de dirección, eligiendo de nuevo, porque estaba queriendo tener paz, felicidad, cambiando algo que yo no era. Y, por supuesto, ¿Cómo se lograría el cambio si este estaba dirigido hacia el ser, que no era?

Así fue que empecé con el Maestro, lo que le he llamado, el camino de milagros, empecé a caminar con el Espíritu, eligiendo primero como mi Maestro; (aunque la verdad, Él fue quien me eligió a mí) a partir de allí,  Él me fue enseñando su currículo para reconocer, alcanzar la Paz, la felicidad que mi Ser añoraba, el deseo profundo de mi mente, estar en Paz.

Tuve que decidir por el Maestro, pedir humildemente la guía, la ayuda del Cielo y seguirla. Algunas veces me resistía, quería hacer las cosas a mi estilo, a mi manera. Quería seguir sus enseñanzas, sin soltar, las viejas ideas, el viejo currículo del ego, por lo que, mi mente seguía estando en conflicto, sin paz.

¿Cuál es la recomendación ahora para ti?

Si quieres estar en paz, debes elegir al Maestro de la paz como maestro. Él te guiará hacia tu esencia, la cual no se encuentra en un cuerpo, no es un cuerpo y tampoco está fuera ni dentro del cuerpo.

Elegir de nuevo. Bien dijo Jesús, no se puede servir a dos señores, no se puede servir a Dios y al ego. Una pequeña disposición, de abrirse a la Gracia Divina, puede ser la puerta para regresar la mente, el Ser, a la Paz, su estado natural.

Frutos de paz, brotan desde tu esencia.

Si estás en conflicto, que es lo mismo, estar sin paz, es porque, te has olvidado de quién eres; así de sencillo y de fácil inicia es regresar a tu esencia. Reconociendo que no eres, quien crees ser.

La ansiedad, el miedo disfrazado de:  preocupación, sentimientos de soledad, abandono, culpa, placer, dolor, son el reflejo de una percepción errada; la creencia de estar separados del Creador, por ende, identificación con el “Yo-ego”, la identidad que se fabricó desde el sueño de separación, el ego.

En cambio, los frutos del amor, tu Identidad, nuestro estado natural son en esencia: la alegría, la paz, la confianza, la bondad, la fe, la unicidad. Son los frutos de una mente que se sabe unida a su Fuente, siempre en unicidad con Dios.

Es fácil darse cuenta por qué, entonces no se está en perfecta paz.  Desde la apariencia del cuerpo, podemos darnos cuenta con quien nos hemos identificado.  “Por sus frutos les conocerán”. Observa tu mente, lo que está en ella, te dirá de qué maestro estás aprendiendo y recuerda que: siempre puedes elegir de nuevo al Maestro que te enseñará cómo Ser, desde tu esencia.

Homework

Si desea la Paz de Dios, Ser, desde tu esencia, Despertar:

  • Dedica unos minutos para escuchar al Maestro de la Paz, el Espíritu Santo.
  • Realiza la Lección de este día de UCDMDesde Aquí

 

 

 

 

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *