Mayra Scott Vega

Unida al propósito del Espíritu Santo, dedico mi vida al Despertar. Mi único placer es hacer la Voluntad de Dios, la cual es perfecta felicidad para mí. Sólo deseo la paz de Dios.

Dios es mi vida, mi eternidad y mi Ser.

Ser, desde mi esencia se convirtió para mí en un llamado del Corazón  del Cielo, un llamado del Espíritu de Dios.

Un día mientras caminaba y realizaba mi meditación, hablaba con el Espíritu Santo; le comentaba lo “mal” que me sentía, a lo que Él, mi Maestro, me hizo darme cuenta de que mi malestar  se debía a que quería ser, algo que no era

Su respuesta fue para mi  el inicio de la cadena amorosa de grandes milagros.

Con esta amorosa lección, el Espíritu Santo se convirtió en mi Guía Interior;  un Maestro a quien mi Ser eligió para regresar a único estado donde pertenezco; para regresar a mi mente, al Cielo a Dios. Un guía infalible en quien he puesto mi total confianza, la Voz que  habla a favor de Dios. Un Maestro que me ayudaría a despojarme desde ese momento del “traje viejo” y enseñarme Qué Soy. 

“EL Espíritu Santo tiene que encontrar un modo de ayudarte a comprender que, el concepto de ti mismo que has forjado tiene que ser des-hecho si es que has de gozar de paz interior.”  UCDM

Antes de su llegada, mi vida sin sentido, deambulaba sin rumbo por el desierto de la vida; enredada en el “hacer” y sedienta, ahora lo sé, sedienta del amor de Dios.  Jesús a través de su Espíritu de Vida,  me rescató y me enseñó a observar mi mente, me guió hacia adentro, un viaje a la introspección,  a lo profundo de mí Ser, donde ha estado siempre con Dios. La Causa es la Fuente.

El Espíritu Santo me enseñó a apreciarme, a reconocer que mi Valía proviene de Dios, que soy su Hija y que en mi inocencia Él se complace, que nada puede apartarme de la paz y el amor de Dios.

Creía que había perdido comunicación con mi Ser, con mi Padre, pero como dice en un Curso de Milagros: “Las apariencias engañan, pero pueden cambiar. La realidad, en cambio, es inmutable. No engaña en absoluto, y si tú no pue­des ver más allá de las apariencias, te estás dejando engañar”. Tx. 30 VIII, 1

Con el estudio de un Curso de Milagros, Jesus me fue revelando mi verdadera Identidad, la Identidad que compartimos como Hijos de Dios. Desde ese Instante Santo, siento la “mano de Dios” que se sigue posando sobre mí, para Despertarme y conducir a su Hijo amado al sueño feliz.

En este sitio web comparto el medio que utilizó el Espíritu Santo para ayudar a la mente a ahorrar tiempo, y  regresar a la Casa del Padre en el aquí y ahora. ¡Un Curso de Milagros!  el curso de Jesus,  ha sido un verdadero milagro para mí mente porque, no hay milagro más grande que, Recordar a Dios, recordar que: seguimos siendo tal como Dios nos creó.

ElIgiendo la practica del perdón, la oración como  estilo de vida, maestra de Dios como profesión y la Expiación, como mi única responsabilidad, solo deseo la Paz de Dios, Ser, tal como Dios me creó a ello dedico mi mente, mi Ser que se experimenta en unicidad con la Fuente. 

Aceptando el propósito del Espíritu Santo, comparto este espacio y todo lo que en él se encuentre para el Servicio de Dios y de su Reino; un espacio para el servicio de todo aquel que desea con todo el corazón, con toda su alma, con toda su mente, servir, seguir al Señor,  nuestro Dios, recordar su Identidad, llevando todas las ilusiones ante la Verdad porque: 

La Verdad les hará libre.

Extendemos más allá de la aparente forma, desde y para la mente, las enseñanzas, milagros y experiencias que queremos aprender, con el Maestro de maestros, el Espíritu Santo poniendo en practica una de sus lecciones: Para tener, da todo, a todos.

Con una mentalidad abierta y nuestro corazón lleno de Júbilo, reconocemos que:

 

Gracias por estar aqui. No te olvides llevarte el regalo: I AM LOVE 

 

 

Dedico mi vida al Despertar de la Mente ayudando a  quienes desean conectar con su verdadera Identidad, Conocerse a Sí Mismo y, Ser, desde su esencia. 

¿Quieres hablar con un maestro de Dios?

Pulsa aqui